Cruasanes proteicos

Recetas para controlar el peso y gozar de la gastronomía.
Avatar de Usuario
Quim
Administrador
Mensajes: 249
Registrado: hace 1 año
País: España
WhatsApp: +34684217556
Line: QUIMLC
Telegram: QUIMLC
Discord: Quim#3389
Instagram: QUIMLC
Contactar:

Cruasanes proteicos

Mensaje por Quim » hace 1 año,


Cruasanes proteicos

Los cruasanes son un bollo muy gustoso, que por si solos sólo tienen cabida dentro de las 200 kilocalorías libres, ya que son muy ricos en grasas, con una relación de 63,4 kcal por gramo de proteína, pero que si se rellenan con las proteínas más efectivas se pueden comer sin apenas perjudicar a la dieta.

Generalmente hay 3 tipos de cruasanes:

1) En forma de media luna (60 a 80 gramos)
2) En forma puntiaguda (50 gramos)
3) En miniatura (30 gramos)

Lo ideal sería combinar los cruasanes con atún al natural y/o fiambre de pechuga de pavo, ya que son 2 de los alimentos más efectivos y que no necesitan cocción, los demás alimentos más efectivos ya son pescados blancos, clara de huevo, pechuga de pavo, carne de vaca y otras proteínas que requieren cocción. También se puede utilizar navajas, almejas, berberechos, sepia o pulpo, que se pueden encontrar en conservas, aunque a un precio el doble o triple de caro.

Lo ideal es utilizar cruasanes de forma puntiaguda, pues tienen el peso perfecto, 50 gramos, y son más fáciles de rellenar, los de forma de media luna es más difícil rellenar las puntas y su peso se excede del límite para no perjudicar demasiado a la dieta.

Si se utiliza 50 gramos de cruasán y 150 gramos de atún, o bien una combinación de atún y fiambre de pavo que alcance los 40 gramos de proteína, como por ejemplo 100 gramos de atún y 75 gramos de fiambre de pavo, o bien 50 gramos de atún y 140 gramos de fiambre de pavo, se alcanzarían los 40 gramos de proteína en una relación de 9,6 kcal/gr, es decir, se consigue reducir la relación de 63,4 kcal/gr a 9,6 kcal/gr.

Aun así, se perjudicaría a la dieta en 60 gramos, que sería un 20% menos de efectividad. Para compensarlo se puede comer proteína también en el desayuno, ahorrando las 200 kcal, pues 50 gramos de cruasán son 222 kilocalorías, y como el atún aumenta la efectividad, en realidad con compensar 150 de las 200 kilocalorías sería suficiente, o bien compensando 100 kcal en el desayuno y luego 50 kcal en la cena, o una combinación de 150 kcal de compensación entre el desayuno y la cena.

Otra técnica para compensar más es comer 50 gramos de proteína de golpe y luego reducir la otra comida a 30 gramos, por ejemplo aumentar a 200 gramos de atún, de ese modo se reduce la relación de 9,6 kcal/gr a 8,3 kcal/gr, y ahora sí la relación estaría dentro del límite adecuado, sólo se afectaría a la dieta en 46 gramos, un 15%, con lo cual comiendo una proteína efectiva en la cena o compensando 100 kcal en el desayuno sería suficiente para no perjudicar a la dieta. El problema de esta técnica es que quizás se perdería sabor de cruasán y abundaría demasiado el sabor de la proteína, además de que sería posible que no cabiera toda la proteína dentro del cruasán, ni siquiera comiéndolo partido por la mitad y comiendo de mitad en mitad.

Finalmente, se puede reducir la cantidad de cruasán, aunque creo que 50 gramos es más o menos la cantidad mínimamente satisfactoria para eliminar la ansiedad por ingerir cruasanes, pero se puede probar comiendo solamente un cruasán en miniatura, de 30 gramos, de ese modo 150 gramos de atún y 30 gramos de cruasán sólo perjudicarían a la dieta en 20 gramos, un 6%, la dieta seguiría siendo un 94% efectiva ese día o un 99% efectiva esa semana, 20 gramos sólo es un 1% menos de efectividad semanal, así que si se utiliza un cruasán en miniatura ni siquiera sería necesario compensarlo.

Mi opción preferida es calentar el cruasán en el mini-horno previamente, ya que si el cruasán no está recién hecho no está tan sabroso, pero calentándolo un par de minutos por lado, en total 4 minutos, vuelve al sabor de recién hecho. Esto es especialmente importante si se utiliza cruasán en miniatura. Entonces, se parte por la mitad y se añaden las proteínas. Lo más efectivo, sabroso y fácil es combinar fiambre de pechuga de pavo con atún, por ejemplo los 50 gramos de cruasán con 100 gramos de atún, que son 2 latas pequeñas de atún, más 75 gramos de fiambre de pavo cortado en lonchas.

También se puede añadir especias para dar más sabor, como orégano, perejil, ajo, sal común, sal herbácea, pimienta, o también añadir 10 gramos de tomate frito, que sólo afectará en un 1% más a la dieta, o bien unos 5 gramos de kétchup light o mayonesa light que sólo afectarían en un 2%.

Incluso, si se hace una compensación completa, es decir, se come sólo proteína en el desayuno y sólo una proteína efectiva en la cena, entonces en el almuerzo podrían añadirse otras 150 kcal de excesos, para añadir más ingredientes en el interior del cruasán, que podrían ser en forma de queso fundido desgrasado o quesos light, en forma de salchichas de pavo o alguna loncha de algún embutido, tipo chorizo, fuet, longaniza, mortadela, salami, butifarra, jamón ibérico, salmón ahumado, anchoas, sardinas en aceite, palitos de cangrejo, etc., por ejemplo personalmente me gusta mucho añadir butifarra blanca, salami o anchoas, pero siempre con abundante proteína efectiva para que no sea algo demasiado excesivo.

Responder