Bolitas de patata proteicas

Para controlar el peso y gozar de la gastronomía.
Avatar de Usuario
Quim
Administrador
Mensajes: 262
Registrado: hace 2 años
País: España
WhatsApp: +34684217556
Line: QUIMLC
Telegram: QUIMLC
Discord: Quim#3389
Instagram: QUIMLC
Contactar:

Bolitas de patata proteicas

Mensaje por Quim » hace 2 años,


Bolitas de patata proteicas

Las bolitas de patata son uno de los alimentos fritos más sabrosos que existen, pero tienen el problema de que casi todos sus ingredientes son perjudiciales para la dieta, pues se hacen mediante patata, huevo, pan rallado y aceite.

Sin embargo, hay un modo de aumentar la cantidad de proteína, reducir la cantidad de hidratos y a la vez aumentar la cantidad de fibra, que consiste en sustituir la patata por garbanzos, que ya tienen la forma de bola, sólo es necesario rebozarlos, mediante huevo y pan rallado, y luego freírlos.

Para empezar, se abre un frasco entero de garbanzos cocidos, se ponen en un colador y se pasa por el grifo para quitar el líquido conservador, y a la vez se quitan las primeras pieles que se hayan desprendido de los garbanzos.

Luego, se ponen los garbanzos directamente del colador a una sartén grande calentada a potencia máxima. Se puede poner la sartén en el fuego justo al principio, tras entrar en la cocina, para así ganar tiempo. Este paso sirve para quitar el agua de los garbanzos, ya que sino al freírlos explotarían por exceso de agua, el agua con el aceite caliente reacciona generando una explosión, y en este caso hace que los garbanzos exploten, pero si se quita el agua previamente ya no explotarán. Hay que ir removiendo los garbanzos en la sartén hasta que se observe que ya no se desprende más agua, en ese momento se quita la sartén del fuego y se terminan de remover los garbanzos para que se terminen de evaporar las últimas partículas de agua. Durante todo el proceso hay que ir quitando las pieles que se desprendan de los garbanzos, ya que sino estas pieles quitarían sabor al plato.

Mientras tanto, para rebozar los garbanzos se hace mediante un bol grande, tipo ensaladera, se añade un huevo de tamaño mediano y se remueve dentro del mismo bol. Una rez removido se añade sal, una cucharada pequeña de café, lo equivalente a 1,7 gramos, y se mezcla todo de nuevo.

A continuación, los garbanzos, que durante esos 1 o 2 minutos habrían estado apartados del fuego, se añaden directamente de la sartén al bol.

Se vuelve a poner la sartén en el fuego a potencia máxima y se añaden unos 300 o 400 mililitros de aceite de maíz, lo suficiente para que los garbanzos queden bien sumergidos al añadirlos.

Mientras tanto, se remueven los garbanzos con el huevo dentro del bol, hasta que todos los garbanzos queden bien mojados para que así se peguen con el pan rallado al añadirlo. Lo ideal es removerlos con una cuchara grande sopera, poniéndola en contacto con el bol, removiendo desde el lateral, para así no pinchar y destrozar ningún garbanzo.

A continuación se añade el pan rallado esparciéndolo de forma uniforme en el bol, añadiendo unos 30 gramos. Se remueven un poco los garbanzos para que salgan a la superficie los que estaban en el fondo y que el pan rallado se pegue en todos los garbanzos. Se añaden otros 30 gramos de pan rallado y se vuelve a remover, y se repite por tercera y última vez la operación, con otros 30 gramos de pan rallado, y se remueve todo por última vez, procurando desprender el pan rallado que suele quedarse pegado en el fondo. Se pueden saltear los garbanzos desde el bol para que así queden más despegados unos de otros y termine de pegarse el pan rallado a ellos.

Lo ideal es añadir los garbanzos rebozados en un colador que tenga agujeros pequeños de unos 2 o 3 milímetros y saltearlo, para que así el rebozado que no se haya pegado caiga por los agujeros y así reducir la cantidad de pan rallado que se añada a la sartén.

En cuanto al pan rallado, yo remiendo utilizar pan rallado con ajo y perejil, se vende ya todo mezclado, y al ser especies no perjudican a la dieta, pero le dan un mejor sabor. A quien no le guste el ajo y/o el perejil puede utilizar el pan rallado común.

También hay la alternativa de utilizar harina de soja o harina de garbanzos en lugar de pan rallado, de ese modo todos los ingredientes serían proteicos, excepto el aceite.

A quien le gusten los alimentos fritos, y se lo pueda permitir, existen robots de cocina que cocinan mediante aire caliente y consiguen freír alimentos sin necesidad de utilizar aceite, algo muy útil para mejorar la calidad de la cocción de los alimentos y ahorrar calorías. Por ejemplo, en "La Tienda en Casa" se puede encontrar el producto Jet Fryer que hace esta función:

https://www.latiendaencasa.es/freidora-jet-fryer/product/A14514857/

En caso de utilizar un robot de cocina se añade todo directamente dentro del robot, bien repartido, y se mantiene encendido hasta que los garbanzos consigan un buen color rebozado.

En caso de gente que no dispone de robot de cocina, entonces se añaden todos los garbanzos a la vez en la sartén con aceite. Lo ideal es que el aceite no esté demasiado caliente al momento de añadirlo, sino podría haber explosiones, es mejor que esté un 50% caliente o poco más, y que luego se vaya terminando de calentar con los garbanzos ya dentro de la sartén. Lo ideal es tener una tapa al alcance por si es necesario tapar la sartén en caso de que se produzcan explosiones, pero durante la cocción se deberá dejar la sartén destapada, sino se calentaría demasiado y los garbanzos explotarían.

Durante la cocción no debe usarse potencia máxima, sino el aceite se calentaría demasiado y los garbanzos empezarían a explotar. Lo ideal es bajar un poco la potencia, por ejemplo en una vitrocerámica de escala de 0 a 9, usar una potencia 7 u 8, sólo se puede usar la 9 al final, una vez hayan pasado unos 10 minutos desde el inicio de la cocción.

El tiempo de cocción es de unos 15 minutos, hasta que los garbanzos adquieran un buen color rebozado. Lo ideal es ir removiendo cada 5 minutos para que todo se cocine de forma uniforme.

Una vez los garbanzos adquieren un color bien tostado ya se pueden pasar de la sartén a un colador situado en el fregadero, se puede abrir el grifo para que al echar el aceite no se quede pegado en el fregadero, o bien si se quiere reciclar el aceite se puede sacar los garbanzos de la sartén mediante una espátula metálica agujereada, especial para fritos, echar los garbanzos dentro del colador y el aceite restante reciclarlo. No recomiendo utilizar el método de un plato con papel de cocina para que absorba el aceite, ya que sino en los garbanzos de arriba no se absorberá el aceite, es mejor utilizar un colador y que el aceite vaya goteando. Incluso, en caso de hacer carne frita este método es más efectivo que el papel de cocina, o bien una combinación de ambos métodos, poniendo primero el frito en el colador y luego, 2 o 3 minutos después, encima de papel de cocina.

Una vez los garbanzos están en el colador y ya han pasado unos 2 o 3 minutos para que termine de gotear el exceso de aceite, se saltean en el colador para quitar el pan rallado que se desprendió de los garbanzos durante la cocción, y, tras esto, las bolitas de garbanzos ya están listas para servirse.

En cuanto al peso de los alimentos, los garbanzos una vez pasados por la sartén para quitarles el agua sobrante pesan unos 400 gramos, al añadirle el huevo, la sal y el pan rallado, y una vez salteado en el colador para quitar los excesos de pan rallado, el preparado pesa 500 gramos, por lo tanto, teniendo en cuenta que un huevo entero pesa 50 gramos, la cantidad de pan rallado que se pega a los garbanzos sería de 50 gramos. Una vez terminada la cocción, los garbanzos absorben aceite, pero también pierden agua, y el peso del preparado baja de los 500 a los 400 gramos. El aceite que absorben los garbanzos, si no se utiliza un robot de cocina, sería de unos 60 mililitros.

En cuanto a la proteína, los garbanzos serían 32 gramos de proteína, el huevo 7 gramos y el pan rallado 5 gramos, en total 44 gramos de proteína.

Si se utiliza un robot de cocina para cocinar sin aceite, entonces esta comida sería suficiente para aportar el 100% de la proteína necesaria para el almuerzo o la cena, y no perjudicaría a la dieta si se utiliza harina de soja o harina de garbanzo, o bien sólo perjudicaría un 20% si se utiliza pan rallado.

Si se fríe en una sartén se absorben 60 mililitros de aceite que equivalen a 540 kilocalorías, por lo tanto, en este caso, sólo podrían comerse unos pocos, y como parte de las 200 kilocalorías libres, ya que el aceite es grasa pura, perjudica a la dieta en 1 gramo por cada 2 kcal, por lo tanto esta comida perjudicaría en 270 gramos a la dieta, casi el 100%, con lo cual lo ideal sería comer solamente una cuarta o quinta parte, es decir, unos 80 o 100 gramos, y lo ideal sería incluir esta comida como parte de las 200 kcal libres, es decir, comiendo 200 kcal de bolitas de garbanzos y luego en el desayuno los 40 gramos de proteína, que podrían reducirse a 30 gramos, pues las bolitas de garbanzos ya tendrían unos 10 gramos de proteína.

Así pues, para poder comer bolitas de garbanzos lo ideal es hacerlas con un robot de cocina tipo Jet Fryer y rebozar los garbanzos mediante harina de soja o harina de garbanzos, así no se perjudica nada a la dieta. Si se utiliza pan rallado, entonces se perjudicaría a la dieta en un 20% y sería necesario compensarlo comiendo proteína en el desayuno, o bien comiendo 100 gramos de bolitas de garbanzos, como si fueran 200 kcal libres, y en el desayuno comer 30 gramos de proteína, de ese modo no se perjudica al a dieta, ya que sin aceite sólo perjudicarían en un 5% a la dieta, y el desayuno aumentaría en un 15% la efectividad de la dieta, así que de este modo incluso se aumentaría en un 10% la efectividad de la dieta, o bien se podría comer en la otra comida de proteína un alimento proteico de los más efectivos, de menos de 5,0 kcal/gr, para así aumentar en un 5% la efectividad de la dieta y compensar.

Si no se dispone de un robot de cocina para freír sin aceite, entonces lo ideal es comer sólo 100 gramos de bolitas de garbanzos, como si fueran 200 kilocalorías libres, y en el desayuno comer 30 gramos de proteína. Para reducir las calorías se podría usar harina de soja o harina de garbanzos para el rebozado, aunque eso sólo reduciría el plato en 40 kcal por ración, así que el ahorro es muy poco, con lo cual sólo habría que hacerlo en caso de que el sabor con harina de soja o de garbanzo no reduzca demasiado el sabor que se consigue mediante pan rallado.

Si se desea, se puede añadir un poco de mayonesa ligera y/o kétchup light para dar mejor sabor, ya que las bolitas de patata suelen acompañarse de mayonesa o kétchup, en este caso habría que usar las versiones light, y usar una cantidad moderada, unos 10 gramos, lo equivalente a una cucharada sopera, que sólo añadirían 30 kcal extras si es mayonesa ligera o 10 kcal extras si es kétchup light.

Responder